10 trucos para que la Lechuga no se Dañe (Oxide) que usan en los mejores Chef del mundo

La lechuga es una verdura excelente para la salud y para la silueta. Es rica en vitaminas, en sales minerales y en fibras, pero pobre en calorías. Habitualmente es la base de nuestras ensaladas. Pero… todo esto sería maravilloso, sino fuera porque la lechuga no tuviera un solo defecto: se conserva durante poco tiempo en nuestro refrigerador.

Es cierto, si no la consumimos en el mismo día o al día siguiente, nuestra lechuga tiende a salir del refrigerador marchita y mustia. Y en ocasiones, incluso un tanto ennegrecida, algo que ya no nos da ganas de consumirla.

Afortunadamente, contamos con algunos trucos para mantenerla fresca, la mayor cantidad de tiempo posible. Conozcamos 10 maneras eficaces de hacerlo, para que ya nunca más tengamos que desechar nuestra lechuga.

10 trucos para que la Lechuga no se Dañe

Si a pesar de todos estos consejos, tu lechuga comienza a tomar color amarronado y está mustia, toma un recipiente, coloca agua bien fría y disuelve dentro una cucharada de azúcar. Sumerge las hojas de lechuga durante 45 minutos dentro y pasado el tiempo tendrás tus hojas de lechugas como nuevas.

¿Qué te parecieron estos consejos de conservación? ¿Conoces otros que quieras compartir? Deja tus comentarios.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *