Beneficios de comer 4 dientes de ajo al día que desconocías

El ajo ha sido utilizado desde la antigüedad por diversas civilizaciones (incluyendo prescritos por Hipócrates, considerado el padre de la medicina), puesto que este es muy bueno para nuestra salud.

Estudios recientes indican que el consumo de cuatro dientes de ajo al día puede prevenir diversas enfermedades.

El ajo, un antiguo alimento

Incluso sin conocer sus componentes, los griegos ya utilizaban este alimento por sus propiedades medicinales.

El ajo pertenece a la familia allium (así como las cebollas y puerros), y tiene un compuesto llamado alicina, que mejora la salud de quienes la consumen con cierta frecuencia. La alicina es también la responsable de su olor característico.

El ajo tiene magnesio, vitamina B6 y vitamina C, selenio y fibras.

Propiedades de los dientes de ajo

Previene el Alzheimer

El ajo también ayuda a prevenir diversas enfermedades degenerativas como la demencia. Este ingrediente contiene antioxidantes que previenen la acción destructiva de los radicales libres en el cuerpo.

Protege el cuerpo de los problemas de oxidación, y, por otra parte, aumenta la cantidad de enzimas purificadoras, que “limpia” la sangre.

Reduce el colesterol

Su consumo es recomendable para las personas que tienen una “mala” o alto nivel de colesterol (LDL), así como las personas con problemas del corazón.

También puede prevenir la enfermedad cardiovascular, accidente cerebrovascular, ataque cardíaco y la presión arterial alta.

Lucha contra los virus

Gracias al ajo, podemos aliviar rápidamente los síntomas del resfriado y dolor. La duración de los síntomas se reduce en un 70%.

Desintoxica el cuerpo

Los metales pesados ​​que se acumulan en el cuerpo, en los alimentos o la contaminación del medio ambiente pueden ser mitigados al consumir este fantástico ingrediente.

Mejora la salud ósea

Para las mujeres en fase de menopausia, el ajo reduce los problemas típicos de debilidad ósea. Afecta el metabolismo de los estrógenos, lo que podría ser la explicación científica de esta propiedad.

Mejora el rendimiento

Desde la antigüedad, el ajo se usa para reducir la fatiga y aumentar la productividad de los trabajadores.

Algunos estudios científicos indican que, para disfrutar de los beneficios del ajo, es necesario consumirlo en crudo, es decir, sin necesidad de cocinarlo.

Sin embargo, otros estudios afirman que si se cocinan de una manera determinada, se puede aprovechar mejor sus beneficios.

El ajo tiene varios compuestos. Algunos permanecen activos en el ajo crudo y otros necesitan que el calor los “active”.

Por ejemplo, para prevenir el cáncer, es recomendable cocinarlo.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *